Te llevo en mi corazón

Fotografía: pixabay.com

«Te llevo en mi corazón», así se despidió mamá antes de montarse al auto. Sus dedos señalaban la parte de su pecho en el cual nacen sus latidos. Su voz fue entre cortada, las palabras parecían tener miedo al salir de la garganta. Sus manos quisieron ocultar unas gotitas parecidas a la nostalgia que brotaban de sus ojos. Era innegable que lo había dicho con todo su ser.

Mientras tanto mi cuerpo quedaba inmóvil, no estaba preparada para esa frase, no supe ni siquiera como responder. Lo único que mis labios pudieron tararear fue un te amo, un dulce te amo.

En ese preciso instante, recordé un poema de Edward Estling Cummings, el cual dice algo como:

«Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón, nunca estoy sin él. A dondequiera que voy, vas tú»

Entendí de inmediato su significado.

¿Pudo alguien haberlo dicho mejor? ¿Existe alguna forma de responder a semejante oración? Quedé sin armas, sin palabras, y tan sólo cuatro horas después se me viene a ocurrir algo sobre qué escribir.

Creo que las mamás son expertas en eso, en tener una respuesta siempre para todo, y dejarte atónito, darte la lección de que no siempre tenemos la respuesta, pero que debemos ser lo suficientemente perseverantes para conseguirla. No entiendo ese amor tan infinito, pero lo agradezco, al universo, a la naturaleza, a todo. Lo agradezco. Ellas hacen ver a la lluvia como algo que podemos sobrellevar, y a la luz como algo que debemos aprovechar.

La vida y ella me seguirán enseñando siempre que sea necesario.

Mamá, yo también te llevo en mi corazón.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s